viernes, 16 de septiembre de 2011

LA RESILENCIA EN EL TRABAJO Y EN LA VIDA.

Hoy en día, una de las palabrejas más de moda en la gestión de los Recursos Humanos es la Resilencia.
El vocablo resilencia proviene del latín, del término resilio, que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar.
Alguna de las acepciones con las que utilizamos esta palabra son:

-Habilidad para surgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse
-Capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o incluso ser transformado por ellas.

Y me llama la atención y de ahí este post, la facilidad con la que los seres humanos, decimos "yo no puedo con esto", "esto es superior a mi" "me voy a deprimir con tanto trabajo" "mis compañeros no me ayudan" "mis jefes van contra mi"; e infinidad más de frases que usamos para decir que no podemos más.

Nos pasa a diario, con nuestros hijos, familia y sobre todo en el trabajo, y yo creo que aunque en algunos casos esté justificado en muchos casos no es más que una justificación, y me explico:

¿Cuántas veces utilizamos esas frases como coletilla? es decir, por comodidad. Lo cierto es que nos acomodamos y perdemos la capacidad de lucha; en el trabajo simplemente ¿porque no en vez de quejarnos de todo le ponemos un poco más de VIDA? 
Tenemos la tendencia a creer que todo está en contra de nosotros y no es verdad, nos hemos dejado llevar por situaciones y nos hemos rendido; y en vez de ponernos de pie y decir que somos capaces, nos refugiamos en la adversidad y le echamos la culpa a todo y a todos.

Son estos casos los que yo defino como que lo utilizamos como justificación pero no está justificado.

Partiendo de la base de que no hay nada fácil en esta vida, por lo menos que yo conozca, nosotros mismos nos creamos en ocasiones más dificultades de las que realmente existen; tenemos una tendencia ancestral a pensar en lo malo en lo que no puedo en lo que no soy capaz.

Y quería traeros en este post tres ejemplos (que seguro todos conocereis) de los miles que hay, de personas que con muchas más dificultades que nosotros jamás se rindieron. La primera historia es la de Dick y Rick Hoyt son un equipo padre-hijo. Rick nación con parálisis cerebral, no podía moverse ni hablar,pero quería correr un triatlon con su padre, y su padre lejos de rendirse o quejarse aceptó el reto que consiste en:

1.- Nadar en el mar, o lago un tramo de 4 kms (con el frío de la mañana).
2.- Salir de nadar y tomar la bicicleta de ruta y recorrer un trayecto de 180 kms ininterrumpidos, con subidas y bajadas muy pesadas.
3.- Terminando la ruta de bicicleta, se termina la prueba con un maratón de 42.5 kms, lo cual es una prueba extremadamente agotadora tanto física pero primordialmente mental. Los campeones del mundo lo hacen en 8 horas 15 minutos aproximadamente.
Todo esto tenía que hacerlo con su hijo con parálisis cerebral y ¿como lo hizo?; pues os dejo el vídeo que es realmente impresionante:


El segundo caso es otro vídeo realizado por la FEAPS Madrid (Federación de organización en favor de personas con discapacidad intelectual de Madrid)

El documental “También somos mujeres” recoge el testimonio de cuatro mujeres con discapacidad intelectual y las dificultades que supone para ellas, en el día a día el hecho de ser mujeres, tener discapacidad, y que ésta sea intelectual.


La tercera y última historia que también conoceréis es la de Pistorius: La historia de Óscar Pistorius es un ejemplo de vida, porque superó con creces la más adversa situación que un niño pudiera vivir.

Debido a una malformación de nacimiento tuvieron que amputarle las piernas a los once meses, lo cual marcó el inicio de su superación. El sueño de Óscar era querer llegar muy lejos, él quería llegar más lejos para demostrar que la limitación sólo está en la mente y la intolerancia de algunas personas. El quería ser atleta y correr contra los mejores, y tal ha sido su RESILENCIA que el pasado 28 de Agosto, Oscar dejó en el camino a sus rivales con piernas de carne y hueso para clasificarse a las semifinales del Mundial de Atletismo. Y lo más grande es que no compitió contra paralímpicos sino contra atletas sin discapacidad.

Os dejo el vídeo calificándose para las semifinales en el Campeonato del Mundo de Daegu, Corea del Sur 2011.



Como siempre, no os he querido enseñar nada nuevo en este post, simplemente son mis reflexiones sobre lo que creo que es la tendencia que todos tenemos a ponernos más barreras de las que nos ponen. Por eso cuándo a uno le hablan de la Resilencia en el trabajo y tantas personas no hacen más que quejarse, uno piensa en que las cosas se pueden ver y hacer de otra forma.

A todos nos iría mucho mejor si pensáramos: TÚ NO ESTÁS LIMITADO POR LAS DISCAPACIDADES QUE TENGAS, TÚ ESTÁS CAPACITADO POR TUS HABILIDADES.