miércoles, 21 de diciembre de 2011

Lo que el mundo 2.0 no podrá cambiar.

No existe la Navidad ideal, solo la Navidad que usted decida crear como reflejo de sus valores, deseos, seres queridos y tradiciones. (Bill McKibben)

Hace tiempo que vengo pensando en escribir un post sobre aquellas cosas que echo de menos en el mundo actual y aquellas cosas que el mundo 2.0 no podrá sustituir nunca.

Recuerdo que cuando yo era pequeño y llegaba la Navidad, cada año llamaba a la puerta un señor y le entregaba a mi madre una tarjeta con una sonrisa y sus mejores deseos. Yo le preguntaba a mi madre quien era y ella me decía que el barrendero; y es que antes, el barrendero del barrio entregaba una tarjeta por las casas en la que ponía "El barrendero le desea Feliz Navidad", y en correspondencia a su gesto se le daba una propina.



Del mismo modo, el cartero también entregaba en las casas una tarjeta con sus mejores deseos para la Navidad y el Año Nuevo.

Estas cosas hoy se han perdido, y no es que yo sea un nostálgico de los tiempos anteriores, soy quizás un nostálgico de la manera como las personas nos relacionábamos antes.
Hoy nos podemos mandar felicitaciones por correo electrónico, por Linkedin, Facebook o Twitter pero ninguno de estos medios 2.0 me transmite la sensación de calidez y cercanía de aquellas felicitaciones.

Antes también, cuando llegaban los Reyes la sorpresa era mucho mayor que ahora, veías anuncios en la tele e ibas apuntando cosas que te gustaban y querías pedir, y estabas atento a que volviera a salir el anuncio para fijarte bien; hoy en día, mi hijo se mete en internet desde el Ipad o el ordenador y puede ver todos los catálogos de juguetes del mundo y mirarlo y "remirarlo" sin esperar a que vuelva a salir.

Así se anunciaban los Madelman en mis tiempos




Hace unas semanas tuve la suerte de reunirme con tres viejos amigos; lo de viejos no es por la edad:))), sino por los años que hace que nos conocemos.

Rafa, Nacho, José Antonio y yo nos conocimos en el instituto, en 1º de BUP cuando teníamos 14 años; han pasado ni más ni menos que 30 años. 

Durante estos años, cada uno ha ido haciendo su vida: Rafa es diplomático, y su profesión le ha llevado a varios países como El Salvador, Libia, etc; Nacho es ingeniero técnico forestal y ahora es uno de esos tantos millones de españoles en paro y José Antonio tiene una empresa de cruceros hace ya bastante tiempo. Los cuatro tenemos hijos, y hace ya años que no nos vemos con frecuencia, incluso pasan años sin vernos.

Los cuatro tenemos correo electrónico, los cuatro tenemos teléfonos con conexión a internet, algunos tenemos Facebook y Linkedin y en ocasiones nos mantenemos informados por estos medios. Sin embargo, el reunirnos a cenar, el vernos, no lo puede sustituir nada.

Insisto, lo que echo de menos y ya no sólo en la Navidad, es la forma de relacionarnos las personas. ¿Qué hacemos de verdad  con esos correos electrónicos que nos llegan de Felicitación? en la mayoría de los casos irán a la papelera de reciclaje y muchos de ellos sin leer.

En cambio,yo hoy todavía conservo felicitaciones que me llegaron por correo ordinario de mis amigos, hace ya muchos años. El mundo 2.0 está muy bien para muchas cosas, y yo lo apoyo y lo haré; pero creo que en las relaciones humanas, y de ahí el título de mi Blog Redes Humanas 2.0, nada podrá sustituir jamás a la sinceridad de una mirada, a la calidez de un abrazo o la mano de un amigo, una cena o unas cañas con las personas que tu quieres.

No obstante, y cómo no tengo otra forma de hacerlo, lo hago por este medio y os felicito la Navidad a tod@s:))

Así se avanza en la vida: Primero uno cree en Papá Noel, luego uno no cree en Papá Noel, y al final uno es Papá Noel.





martes, 6 de diciembre de 2011

La Justicia no es 2.0, ni 1.0; es 0.0

Una cualidad de la Justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia. Jean de la Bruyere

Sin piedad la justicia se torna crueldad. Y la piedad sin justicia, es debilidad.  

Comienzo así este post después de leer en una noticia del diario ABC lo siguiente:


El «vuelva usted mañana», pero por mail

Los fallos en el sistema de digitalización de archivos de la Audiencia Nacional trastornan la actividad de abogados y procuradores. Notificaciones que no llegan, resoluciones perdidas y plazos que se agotan son los efectos colaterales de un proyecto pionero y de momento fracasado.

Vivimos en una sociedad supuestamente evolucionada y en la que hablamos de educación 2.0, periodismo 2.0, en definitiva vida 2.0. Es curioso observar sin embargo, que uno de los pilares en los que debe basarse toda sociedad y además por definición uno de los tres poderes de una Democracia como es la Justicia no sólo no podamos calificarla de 2.0, sino que me atrevería a decir que ni siquiera de 1.0, la Justicia en España y por desgracia para todos aquellos que la hemos "sufrido" es 0.0; como la cerveza, pero con peores consecuencias.

Desde el momento en que la justicia se administra tarde, deja de ser justicia. Cuántas veces hemos visto noticias de personas que en un momento dado de su vida cometieron algún error y una vez que habían rehecho su vida y comenzado una vida nueva, en ese momento y después de muchos años, son condenados a entrar en prisión. Por no hablar de casos flagrantes en los que personas que han cometido delitos evidentes son "perdonados" o ni siquiera encausados por su condición de alta cuna, o allegados a altas cunas (aunque que yo sepa, las cunas son todas iguales).

Dicen los psicólogos, que la forma en que uno tiene ordenada su mesa, refleja el orden en su trabajo y en su vida; esta foto es un ejemplo de como están las mesas en los juzgados en España.......imaginad por lo tanto como funcionan.




Este tema de la justicia es evidentemente delicado, pero si la justicia no funciona, o funciona tarde y mal, o no se respeta el artículo 14 de la Constitución Española que dice: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social; difícilmente podemos aspirar a ser una auténtica Democracia.

Es tremendo pensar como dice el artículo de ABC, que el vuelva usted mañana, es ahora por mail; pero es que ese vuelva usted mañana, no es para rellenar un formulario sin importancia, o para solicitar una beca; es ni más ni menos que para aplazar decisiones que afectan directamente a tu vida, a la de tu familia, o lo que es peor,a la de tus hijos.

Ya no le pido a la justicia que sea 2.0, porque lo veo difícil; le pido por lo menos que sea 1.0.

Y hablando de justicia, hay una película que me parece un ejemplo de vida, un ejemplo de coaching, y que recomiendo a quien no la haya visto porque es un fiel reflejo de lo que no debe ser la justicia. La película es "The Hurricane"; en España "Huracán Carter".

Basada en una historia real, la película cuenta la vida de Rubin Carter, un hombre que pudo ganar el título mundial de boxeo de pesos medios, pero que vio su vida truncada cuando, en 1966, le culparon a él y otro joven del asesinato de tres personas en un bar de New Jersey. Injustamente acusados, fueron juzgados y condenados de por vida. Rubin Carter estuvo encerrado 22 años en una cárcel por un asesinato que no cometió. Su historia inspiró todo un movimiento de simpatía y protesta al que se sumaron a lo largo de los años escritores, periodistas, defensores de los derechos civiles y artistas como Bob Dylan, que le dedicó una canción en 1973. La canción me parece impresionante y os dejo aquí el vídeo.






Esta historia nos muestra la lucha de un hombre (Rubin Carter) contra la injusticia; y como durante sus años en prisión se dedicó a escribir, a estudiar y sobre todo a no rendirse nunca. Una de las partes más emocionantes de la película es sin duda el alegato final de Rubin Carter, donde lo ÚNICO que pide es justicia después de 22 años injustamente encarcelado. Este es el enlace del vídeo, no me deja insertarlo, pero lo podéis ver aquí:




Ya no le pido a la justicia que sepa lo que es Twitter o Facebook o que viva en este mundo2.0 y todo lo que suponen las redes sociales en el mundo de hoy; le pido simplemente que sea Justicia, y no Justicia 0.0.