Como elaborar un perfil y un CV por Competencias

Uno de los aspectos que sin duda debemos mejorar en España y en concreto en los Departamentos de RRHH es implantar de una vez por todas la Gestión por Competencias. Y derivado de ello, saber como se elabora un perfil por competencias y un CV por competencias. En otro post anterior, ya definí lo que debemos entender por competencia que no es otra cosa que:

“Una competencia es una característica subyacente en una persona que está causalmente relacionada con un desempeño bueno o excelente en un puesto de trabajo concreto y en una organización concreta.” Boyatzis (1982)

Además introduce la distinción entre competencias umbral, que es la que todo trabajador debería poseer a un nivel mínimo, y competencias superiores, que caracterizarían al 10% de los mejores trabajadores.

Hay otra definición que aparentemente es casi idéntica a la anterior,pero que  introduce un matiz fundamental: comportamientos observables. Para que una persona pueda llevar a cabo los comportamientos incluidos en las competencias que conforman el perfil de exigencias del puesto es preciso que en ella estén presentes una serie de componentes:

Saber (conocimientos): el conjunto de conocimientos

Saber hacer (habilidades / destrezas): que la persona sea capaz de aplicar los conocimientos que posee a la solución de los problemas que le plantea su trabajo.

Saber estar (actitudes / intereses): que los comportamientos se ajusten a las normas y reglas de la organización.

Querer hacer (motivación): si un trabajador comprueba que sus esfuerzos por conseguir una utilización más eficaz del tiempo no se valoran puede llegar a decidir que no merece la pena esforzarse por hacerlo.

Poder hacer (medios y recursos): se trata de que la persona disponga de los medios y recursos necesarios para llevar a cabo los comportamientos incluidos en la competencia

Como vemos en esta imagen, hay que distinguir a su vez entre competencias profesionales y competencias personales; la combinación de ambas nos lleva a la eficiencia profesional. Esto nos sirve para explicar como haríamos un perfil de competencias para buscar a un trabajador para un puesto determinado.

Esta es una de las máximas diferencias que se introduce en un modelo de gestión por competencias; antes, se seleccionaba a las personas por sus competencias profesionales únicamente, es decir por (aptitudes); ahora y afortunadamente, hay que introducir las competencias personales, es decir (actitudes).

Veamos un ejemplo: un trabajador cualificado en el aspecto técnico, que sabe muy bien su trabajo (su tarea); pero que carece de una serie de habilidades y de competencias personales como por ejemplo empatía, resiliencia, capacidad de trabajar en equipo, creatividad. Es un trabajador al que según el modelo de gestión de competencias que yo y otros muchos defendemos le falta una “pata”; es un trabajador “cojo”. Imaginaros si además es una persona que trabaja de cara al cliente, podrá saber hacer su trabajo, pero no es una buena imagen para la empresa. Es decir, el modelo de gestión por competencias, deja de poner el foco en la tarea del trabajador; para poner el foco directamente sobre la persona.

Lo primero que tendríamos que hacer es el diseño del puesto de trabajo para saber a que persona queremos contratar, y  una vez diseñado el puesto de trabajo, el segundo paso sería elaborar un perfil de competencias  sobre el trabajador que buscamos.

Este sería un ejemplo de formato para elaborar un perfil de competencias.

Como vemos este Perfil está compuesto por lo que llamamos Perfil Hard (Aptitudes) y el Perfil Soft (Actitudes).

Vamos ahora a destacar una serie de competencias que todas las organizaciones deberían preocuparse por desarrollar en todos sus empleados:

Orientación al cliente

Escucha activa

Capacidad para la relación

Anticipación

Toma de decisiones

Orientación al logro

Empatía

Resolución de problemas

Flexibilidad

Proactividad

Compromiso

Autocontrol

Trabajo en Equipo

Capacidad de comunicación

Liderazgo

Negociación

Automotivación

Organización y planificación

Apertura al cambio

Visión global; Creatividad

Asertividad

Capacidad de aprendizaje

Visión de negocio y Resiliencia.

Si esto lo hiciéramos así, sin duda, los departamentos de RRHH, las empresas y sobre todo los trabajadores seríamos mucho más eficientes y eficaces.