viernes, 29 de junio de 2012

¿Qué ocurre cuando el líder es más pequeño que tú?

Una de las preguntas que siempre nos hacen en la vida es ¿quién es para ti un líder?

Antes de responder deberíamos aclarar que entendemos por líder; si líder es aquella persona capaz de sacar lo mejor de cada uno de nosotros, motivarnos e ilusionarnos por alcanzar metas y objetivos, esa persona que siempre nos apoya y que está con nosotros aunque no sea físicamente, supongo que a cada uno de nosotros se nos vendrán varios nombres a la cabeza. 

Yo no soy muy de líderes conocidos ni de los que salen en la tele, soy más de líderes anónimos, de personas que no buscan las fotos ni los flashes, y se entregan sin esperar nada a cambio.

Todos podemos pensar en varias personas que hemos conocido a lo largo de nuestra vida y decir que los hemos considerados líderes; en mi caso, aparte de mis padres, a los que le debo la vida y muchas más cosas; también hay algún amigo al que sin duda considero líder por su capacidad de entrega, dedicación y ejemplo de bonhomía.  

Y aún sabiendo que lo natural es que los padres sean los líderes de los hijos, sin duda en mi caso, la persona que considero el auténtico líder de mi vida es mi hijo. 

Y me explico: por líder entiendo a aquella persona que en las situaciones difíciles de tu vida es capaz de estar contigo, es capaz de animarte, de no quejarse nunca, de hacerte la vida más fácil, de evitarte sufrimiento y de sonreir para que tu no te preocupes.

Y todo eso lo he encontrado yo en mi hijo Pablo en sus apenas 10 años de vida; de una vida que no ha sido especialmente fácil ni para él ni para mi. 

A modo de ejemplo y para no cansaros os contaré alguna de las situaciones en las que me demostró que era un auténtico líder. Para los que seáis padres supongo que esto que voy a contar es muy normal, pero para los que solo podemos disfrutar de nuestros hijos 4 días al mes entenderéis que tiene mucho más valor.

Antes de eso quiero compartir con vosotros un vídeo de la Fundación Filia de Amparo al menor, que os ruego no os perdáis porque lo que nos dice es que los padres se divorcian, pero los hijos no, y a quienes hay que cuidar de verdad es a los hijos:




Durante algo más de dos años, Pablo y yo estuvimos viviendo en el Molar, pueblo de la sierra que está a 42 Km de Madrid. Uno de los fines de semana que le tocaba estar conmigo cayó una intensa nevada en el Molar; nosotros íbamos a bajar a Madrid a celebrar su cumple con sus primos. A pesar de que la nacional I estaba toda cubierta de nieve intentamos llegar a Madrid, pero las condiciones en las que estaba la carretera solo nos permitió recorrer dos Km porque el coche patinaba de forma que era imposible controlarlo; miré por el retrovisor para ver si mi hijo estaba asustado, pero o no lo estaba o disimulaba muy bien. Le dije: "hijo vamos a parar porque así no puedo conducir"; y el me dijo: "vale papi no pasa nada". Decidí frenar como podía y dejar que el coche se apoyara en uno de los indicadores de la salida 44 de la carretera y dejarlo allí; la única solución que nos quedaba era ponernos a caminar en dirección al Molar a la espera de que algún coche (de los pocos que podían pasar en esas condiciones) nos llevara al pueblo. Pablo tenía entonces 7 años y era imposible que pudiera caminar por la carretera tal y como estaba de nieve, así que lo cogí en brazos y nos pusimos a andar. Yo lo que temía realmente era que el se cansara, que se quejara, que me dijera papi ¿qué vamos a hacer? ¿ para qué hemos salido así? quiero estar en casa, tengo frío.......

Pues no oí nada de eso, al revés no hubo ni una sola queja por su parte, ni una sola duda; cuando íbamos en dirección al Molar andando, le pregunté "¿ Qué tal vas hijo?" y sin cara de preocupación ni de cansancio, sino  sonriendo (con sonrisa de complicidad) me dijo: "muy bien papi, lo único son los copos de nieve que me dan en la cara y no me dejan ver"...

Y otro ejemplo muy breve; yo andaba preocupado por un sofá que teníamos y que estaba un poco viejo, en ese sofá es donde veíamos la tele siempre él y yo, y donde se quedaba dormido encima de mi hasta que yo lo llevaba a la cama. El sofá era solo de dos plazas y un día le dije: "Pablete hay que cambiar el sofá pero ahora mismo no podemos"; y el me dijo: "no papi, no hace falta cambiar el sofá, somos dos, tiene dos plazas y aquí estamos muy bien....."

Como os decía al principio para mi un líder es una persona que es capaz de amoldarse a todas las situaciones, no se queja, y sobre todo y por encima de todo hace que te sientas bien, y sonríe para que tu estés bien y hacerte la vida más fácil. Una persona, que te demuestra que lo importante para él es estar contigo en las circunstancias que sea.  Y esa persona ha sido sin duda mi hijo Pablo.  

miércoles, 27 de junio de 2012

La Vida es Bella, tenemos 1000 puntos, no los perdamos con quejas.

No voy a negar que estamos pasando por momentos duros, y algunas personas y familias por momentos realmente duros.

Como he dicho muchas veces y diré siempre, son estos momentos difíciles en los que tenemos que sacar lo mejor de cada uno de nosotros. Debemos ser más fuertes que nunca, más constantes que nunca y más optimistas que nunca. Sé que en algunos casos es muy difícil, se que hay personas que se están cansando,están llegando al límite de sus fuerzas físicas y mentales, y están hartas de sufrir una situación de desempleo de angustia económica y de falta de autoestima y motivación provocadas por esto mismo.

Sé que de la misma forma que hay personas que no hacen nada por cambiar su situación, hay muchas personas que cada día se levantan pensando que hoy va a ser su día, que hoy las cosas van a cambiar, que hoy van a encontrar trabajo, que no están dispuestas a rendirse, que a pesar de todo van a tirar hacia adelante, y lo intentan y pelean y siguen....

A estas personas en concreto quiero dedicar mi post de hoy, y para ello he querido traer un vídeo de una película maravillosa que todos conocéis y que se llama "La vida es bella" 

Sirve además el título de esta película no solo para el post, sino para todo en general, porque a pesar de todo, sin duda la vida es bella.

Como sabéis, esta peli es la historia de Guido, un hombre feliz, con alma de poeta, que se enamora de la maestra de un pueblo, al final consiguen casarse y tienen un hijo; hasta aquí todo muy normal y todo muy corriente y hasta si queréis aburrido. Todo comienza a "torcerse" cuando aparecen los soldados alemanes ( la pelicula transcurre en el año 1939) y se llevan a Guido y a su hijo a un campo de concentración. 

Una vez allí, Guido hace todos los esfuerzos que puede imaginar para que su hijo crea que se encuentran en un "campamento de verano", y que están participando en un divertido juego; el motivo, preservar la inocencia de su hijo de cinco años, y evitarle los previsibles traumas del horror nazi.

Os pido por favor que "perdáis" cinco minutos de vuestro tiempo para recordar esta parte de la película: SEGURO que no va a ser un tiempo perdido si lo hacéis. 




Me parece sencillamente genial como este padre se esfuerza para que su hijo no tenga que sufrir más de lo que ya en sí le va a suponer la situación que les ha tocado vivir, y algo tan terrible como estar recluido en un campo de concentración, lo transforma para su hijo en un juego en el que tienen que ganar 1000 puntos para ganar un carro de combate nuevo; quien tenga miedo pierde puntos, y se pierden todos los puntos si empiezas a llorar, si quieres ver a tu mama y si tienes hambre y pides la merienda. Supongo que os habréis fijado en la cara del niño mientras su padre le cuenta las reglas del "juego" al que tienen que jugar en vez de explicar las reglas del campo de concentración que es lo que está contando el soldado. Solo por ver esa carita del niño merece la pena ver la película.

Ya se que esto es una película, pero como todos sabemos, la realidad supera en muchas ocasiones a la ficción, y aunque afortunadamente ya no existen los campos de concentración ( por lo menos en Europa), como decía al principio la situación de muchas personas empieza a ser bastante angustiosa. 

A cada uno de nosotros nos tocan unas circunstancias, a nuestros abuelos les tocaron las suyas, a nuestros padres las suyas, a nosotros esta y a nuestros hijos de momento esta y esperemos que entre todos consigamos cambiarles esta situación por otra mucho mejor para el día de mañana. 

Salvando las distancias con aquel terrible momento que vivió Europa; estamos viviendo momentos muy complicados y lo que yo propongo es que pensemos que nosotros también al igual que el niño tenemos que conseguir 1000 puntos, no para un carro de combate nuevo, sino para empezar a construir una vida nueva; no añadamos más sufrimiento al que ya existe de por si; intentemos transformar lo malo en bueno, el llanto en risa, y el desempleo y la desesperanza, en empleo y esperanza; y propongo también que aquel que solo sepa quejarse, o no aporte ideas, o no luche o solo piense en comer chuches, pierda puntos para conseguir esa nueva vida que entre todos y especialmente para nuestros hijos, estamos obligados a construir. 

viernes, 22 de junio de 2012

Querido Jefe: Estar solo no es casualidad

Aquella mañana llegó como siempre temprano a la oficina; y como cada mañana se situó en la puerta para ver como iban entrando uno tras otro cada uno de "sus" empleados.

Desde hacía muchos años seguía este mismo ritual. Le gustaba ver como entraban en "su" empresa, lo que el consideraba "sus" empleados.

Sin embargo, no sabía porque, pero hoy se estaban retrasando en la hora de entrada, y esto le extrañaba porque no solía ocurrir; más que nada porque ya se encargaba él personalmente de reprochar a "su" empleado el retraso, sin importarle jamás las razones por las que llegaba tarde. Su frase siempre era la misma: "tienes un horario de entrada y uno de salida, no me importa la razón por la cual llegas tarde. Yo te pago y tu vienes a la hora y punto".

Empezó a dar vueltas por la oficina pensando que era imposible que todos llegaran tarde hoy, y también era imposible que todos se hubieran puesto enfermos a la vez. Además "sus" empleados nunca se ponían enfermos, sabían de sobra que ponerse enfermos era cosa de débiles y de gente que se quiere escaquear, como él se había encargado de gritarles en muchas ocasiones.

Foto cogida de http://ow.ly/bKQl2

Pasada media hora su preocupación fue en aumento, decidió llamar al móvil de su secretaria, esa que nunca le fallaba, esa que siempre estaba atenta y dispuesta a todo lo que el jefe le dijera. ¡No podía ser!, saltaba el buzón de voz.

Llamó al teléfono de Oscar, ese chico para todo que tenía en la oficina, pero el resultado fue el mismo. 

No entendía nada, les había dado trabajo, les pagaba (aunque a veces se retrasaba un poco), había comprado los mejores equipos informáticos; ¿por qué no venían a trabajar? ¿por qué eran tan desagradecidos?

Desesperado decidió encender el ordenador de su secretaria, y cual fue su sorpresa cuando descubrió que en la pantalla había escrito:

"Querido Señor López, me han contratado en otra empresa como secretaria; en esta nueva empresa no me van a obligar a elegir las flores para su mujer el día que sea su cumpleaños, tampoco me van a obligar a  ir a una tienda a cambiar la ropa que le quede mal a su mujer, ni tampoco me van a obligar a quedarme hasta las nueve cuando mi hora de salida son las siete, solo porque a usted le apetece estar con sus amigos en la oficina. No le guardo rencor, simplemente aprenda a tratar a las personas"

No podía creer lo que estaba leyendo, con su habitual menosprecio hacia los sentimientos de las personas pensó: "a ésta se le ha ido la cabeza" voy a ver en la mesa de Oscar, que ese nunca me falla.

Abriendo el ordenador de Oscar se encontró con lo siguiente:

"Estimado Señor López, durante estos cuatro años que he estado trabajando para usted, y a pesar de estar contratado como auxiliar administrativo, nunca he ejercido como tal; he tenido que hacer muchas cosas que no estaban incluidas en mi trabajo como por ejemplo, llevar su coche a lavar cada vez que usted tenía una comida; he tenido que ir a recoger a familiares suyos al aeropuerto cuando eso que yo sepa no es trabajo de un auxiliar administrativo y me retrasaba en otras tareas que luego usted me exigía que estuvieran a tiempo; incluso he tenido que ir a echar su Euromillón o a comprarle tabaco al estanco mientras usted estaba mirando la tele en su despacho. Por no recordarle aquel episodio en que mi hijo estuvo enfermo y usted me dijo que lo "sentía mucho", pero que yo tenía que cumplir con mi trabajo.Hoy me han ofrecido otro empleo como auxiliar administrativo y aunque me pagan menos, me van a tratar como a una persona".

No entendía nada, ¿que estaba ocurriendo en "su" oficina? ¿acaso era el día de los Inocentes? ¿todos se habían puesto de acuerdo para gastarle una broma?

La secretaria, el administrativo, ¡¡todos se habían vuelto locos!!

Un tanto vencido por la situación se sentó en la mesa de la contable y antes de abrir el ordenador se lo pensó dos veces, por primera vez se dio cuenta de que había perdido el control de la situación de "su" empresa, por primera vez sentía como le estaban ignorando, algo que él siempre hacía con los demás, pero jamás se le pasó por la cabeza que lo pudieran hacer con él...Pero la contable no podía fallarle, ella no, seguro que no......y decidió abrir el ordenador y mirando la pantalla de lado porque le faltaba valentía para hacerlo de frente leyó lo siguiente:

"Querido Señor López ( si, en este caso yo también te llamo Señor López), a pesar de todo lo que nos une, a pesar del tiempo que llevamos juntos, he decidido aceptar una oferta en otra oficina. Yo también me he cansado de tener que incluir como gastos de empresa cosas que simplemente eran caprichos tuyos, mientras veía como le negabas un adelanto a personas que lo necesitaban. Me he cansado de ver como me dices que no podemos pagar los seguros sociales de los trabajadores mientras que por otro lado te gastas dinero en construirte una casa en una finca donde los caballos están más cuidados que tus trabajadores. Me he cansado de engañar a hacienda falseando unas cuentas mientras que no te has privado de comidas, cenas y otras cosas que obviaré solo por ser discreta y porque me da vergüenza contarlas.

Tú y solo tú te has cargado esta empresa, tú y solo tú has despreciado a los trabajadores. Los trabajadores no son "tuyos" como decías, somos primero personas y luego trabajadores.

Quizás ahora papá, cuando veas vacía esa oficina fastuosa que montaste, ese despacho tuyo con los mejores muebles siempre muy limpios gracias a esa señora de la limpieza a la que tú ni siquiera te dignas hacerle un contrato y le pagas en negro, esos equipos informáticos flamantes, y esas cámaras que pusiste para vigilarnos a todos porque no te has fiado nunca de ningún trabajador, quizás entiendas porque todos hemos aceptado otras ofertas de trabajo, quizás entiendas que lo importante no son los ordenadores ni la oficina; lo importante somos las personas, pues como puedes ver ahora una empresa sin personas no es nada.

sábado, 9 de junio de 2012

Para los gordos. Para los flacos. Para los altos. Para los bajos...Trabajo

El artículo 35 de la Constitución española dice:

1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.


Este post no tiene ningún mérito lo sé, pero tampoco pretende tenerlo (ni este ni ninguno), lo que quiero expresar con él es un deseo, un deseo de verdad de que las cosas mejoren, de que no nos dejemos vencer por el pesimismo ni por la situación; que una de las cosas más maravillosas que tiene el ser humano es su capacidad ilimitada para salir de las situaciones difíciles, que realmente no sabemos hasta donde podemos llegar hasta que no nos ponen a prueba; y este momento que estamos viviendo está poniendo a prueba nuestra paciencia, nuestra capacidad de resistencia y nuestra solidaridad también con aquellos que lo pasan peor.

jueves, 7 de junio de 2012

Si no quieres ir a trabajar, no mates a tu abuela varias veces.

Una de las cosas que siempre me ha llamado más la atención trabajando en RRHH es la cantidad y sobre todo la "calidad" de las excusas que da la gente para no ir a trabajar.Las hay desde las mas o menos creíbles hasta las más absolutamente  increíbles y disparatadas. 
Hace unos años el diario británico The Daily Mail las recogió e hizo un listado de las más llamativas. Y realmente lo eran.

lunes, 4 de junio de 2012

¿Crisis? ¿Bancos?; NO; la Vida es Matt Woodrum

"Porque en la diversidad de cada ser humano que nos hace únicos a todos, reside nuestra principal característica común que nos hace iguales.”

¿Liderazgo? ¿RRHH? ¿Atención al cliente? ¿Reclutamiento 2.0? ¿Redes Sociales? ¿Crisis? ¿bancos? Podemos hablar de lo que queramos, todo esto no son más que cosas pasajeras que el día de mañana cuando seamos viejecitos, no estoy seguro de que nos sirvan para mucho.

Detrás de todas estas palabras que estamos manejando a diario, estamos olvidando otras mucho más importantes como solidaridad, esfuerzo, espíritu de lucha, sacrificio y otras muchas más que estoy seguro que esas si nos servirán para el día que seamos viejecitos y hagamos una reflexión sobre nuestra vida ; sobre lo que hemos hecho y no hemos hecho y podamos sentirnos más a gusto con nuestro paso por esta vida. Por lo menos en mi caso.