miércoles, 2 de octubre de 2013

La organización 2.0; compañías creativas generan compañías innovadoras.


En una entrevista realizada a Franc Ponti, profesor de Negociación y de Creatividad e Innovación en la Escuela de Alta Dirección y Administración de Barcelona (EADA) le hicieron la siguiente pregunta: ¿Por qué suele suceder que a muchos ejecutivos les cuesta ver la relación entre la creatividad y el trabajo, cosa que no sucede con la innovación?

La respuesta fue: "La mayoría de las empresas no han entendido que compañías creativas generan compañías innovadoras. Para innovar hay que ser creativo, pero la innovación sólo se produce si alguna de las ideas creativas, se aplica con éxito en el ámbito correspondiente".

Existe en muchos casos la idea de que la innovación consiste en comprar tecnología o implementarla en la empresa, y eso no sólo no es real sino que además es no admitir la naturaleza real del problema.

No habremos dado el paso definitivo hacia la organización 2.0 mientras no entendamos que la mayor innovación y el mayor adelanto tecnológico en las organizaciones es la capacidad de pensar libremente, de decidir y de crear por parte de los empleados.
 Aquellas organizaciones que sigan estando formadas por “trajes sin cabeza”, es decir, por empleados a los que no solo no se les permita sino que se les prohíba pensar y crear en cada una de sus áreas, en cada uno de sus departamentos, son organizaciones condenadas al fracaso.

Como muy bien explica María Sanz de Galdeano consultora de Navarra Factori de Cein (Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra):

"Los roles en la empresa son terribles, frustran muchísimo y desmotivan". "El líder debe hacer que se sientan partícipes del proyecto, que sepan que son importantes porque son ellos los que van a generar la creatividad y la innovación" 

Sólo de esta manera los empleados de una organización estarán orgulloso del sentimiento de pertenencia a esa organización.



La creatividad no está limitada a unas pocas personas. Cada persona tiene un potencial creativo más o menos grande. El problema está en que la creatividad no ha sido entrenada e impulsada hasta el momento. 

Por eso en las organizaciones 2.0 los "trajes sin cabeza" ya no son el empleado ideal.

Algunos datos son muy significativos como por ejemplo que el 75 % de las ideas nuevas no se generan en la empresa, eso nos indica que no se fomenta, no se incentiva y no se protege la creatividad y la innovación del empleado. 

La "cultura" (entendida como la relación del empleado con su organización) depende de la cultura de la empresa; si esta sigue el modelo de las organizaciones 1.0 en las que los "trajes sin cabeza" se desplazan por la oficina como zombis, no podemos pretender que la cultura del empleado sea innovadora y creativa; si por el contrario la organización implementa una verdadera cultura 2.0 de innovación, creatividad y empowerment, el empleado se sentirá mucho más satisfecho, mucho más reconocido y mucho más persona. 

Rothko, uno de los grandes artistas del siglo XX, un judío ruso emigrado a Estados Unidos a principios del siglo XX, que sin saber inglés consigue una beca para estudiar en Yale, y en los años 50 se convierte en el artista fundamental del arte norteamericano, en 1958 ofrecía ya una receta con los elementos necesarios para la creación: 

1. El sentido de finalidad
2. La sensibilidad
3. La tensión
4. La ironía
5. El juego
6. La suerte
7. La esperanza

Cualquier empleado, cualquier persona por el hecho de serlo, posee estos siete elementos o alguno de ellos en mayor o menor medida, por eso como decía antes la creatividad no está limitada a unas pocas personas o a unos pocos empleados; son las organizaciones basadas en los modelos antiguos los que limitan y no fomentan esa creatividad. 

Empezaba el post con palabras de Franc Ponti y lo termino con otras palabras de Franc Ponti, a la pregunta  ¿Cómo hacer tu trabajo más creativo? 

Su respuesta fue: Planteando constantemente cómo hacer las cosas de otra forma, analizando la realidad desde puntos de vista alternativos, hablando mucho con la gente, siendo muy autocrítico, DISFRUTANDO, DISFRUTANDO Y DISFRUTANDO.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada